Las relegadas

(Del 24 de octubre en Facebook)

Desde que cumplís más o menos 12 años es normal que tus amigas se empiecen a desarrollar y siempre está el miedo de quién será la última en alcanzar la preciada meta de convertirse en señorita. No es que nos estemos muriendo de ganas de que nos venga, es que no queremos aceptar el deshonor de que no nos pase, o que nos pase última.

En mi curso éramos varias chicas, unas veinte estimo, y cuando ya estábamos todas rozando los 14 éramos cuatro las que todavía seguíamos, pacientemente, esperando el milagro que nos volviera capaces de concebir, de menstruar, de tener tetas. Lo que ocurriera primero.

Organizamos una apuesta. Las cuatro olvidadas de la naturaleza arriesgamos una lista cada una, una especie de prode con nuestras impresiones sobre lo que estaba a punto de pasar. Había que agarrar los 4 nombres y ordenarlos según creíamos quién sería la primera, la segunda, la tercera y la última desgraciada.Lo pensé y lo pensé, tuve en cuenta el tamaño de cada una, la edad, la madurez y todos los aspectos que (habré pensado en ese entonces), influían. Armé mi lista y dejamos correr el tiempo. Para la ganadora, el premio: un paquete de toallitas.

Pasaron los meses y me fueron dando la razón. Acerté la primera y la apuesta seguía en marcha, con un empate. Finalmente, un buen día, gracias a la Anita, acerté la segunda y dejé a todas las demás fuera de competencia. Gané. Nunca recibí mis toallitas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s